viernes, 20 de febrero de 2015

Por fin Señal Colombia celebra sus 20 años



Fue justamente en 1995, la agónica Canal Tres que no tenía el cubrimiento total del país, con Señal Colombia no solo la televisión de interés público fue transformado sino que también lo educativo y cultural estaba en un solo canal, y fue a través del gobierno de Ernesto Samper que lo hizo realidad de aquellos que nunca han podido apreciar el Canal Tres ni antes ni después.

Aquella Señal Colombia, que con bombos y platillos ha dado comienzo no era nada del otro mundo, un canal aburrido cultural y educativo que si bien se ha ceñido a esa tradicional forma de hacer televisión en 1995 ha querido abrir otras audiencias en otros formatos como los deportes y hasta en las intervenciones presidenciales. Precisamente, para atraer audiencia sin caer en lo comercial, porque en cierta forma Señal Colombia ha tenido algo de comerciales a lo largo de sus 20 años como canal, tenía que conseguir más televidentes, no solo trajo noticieros propios con contenidos neutro sin caer en la oposición, sino que hasta las transmisiones de congreso que han hecho famosos a algunos senadores y representantes a la cámara ha buscado captar la atención.

Incluso, la llegada de los dos canales privados que aunque lo tenía todo arreglado, no preveía los atentados terroristas a las estaciones de Inravisión y la falta de mantenimiento, además de los cambios de frecuencias que durante 1999 y 2000 solía suceder. La desaparación de los noticieros del canal que, si bien para algunos es un gran error sacarlos, por otro lado era un bien porque así sea propagandístico no debió tener franjas informativas.

Además, se conocía como el canal de las negociaciones de paz en San Vicente del Caguan, desde el inicio hasta el final, cada discurso, cada punto de vista, cada comienzo de negociación, lo que rara vez hacía Caracol y RCN por la ventaja de cambiar la programación podía captar sintonía, sino también interés en apoyar el proceso de paz fallido en 2002.

Y cómo no olvidar que a raíz de la iliquidez de RCN, Caracol, RTI y Telecolombia no hayan podido transmitir los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 como Señal Colombia pudo hacerlo y en sus pantallas captar los aciertos de nuestros deportistas, caso concreto la de María Isabel Urrutia.

Y mientras se acercaba a su décimo aniversario, la programación en general seguía siendo hueca en todo sentido, ni las universidades que presentaban programas interesantes (incluso, Constanza Camelo participaba en ellas) ni los programas culturales la gente le llama la atención. Cuando Álvaro Uribe Vélez asumía la presidencia, no solo tenía que arreglar a Inravisión sino todo lo que tiene a raíz del abandono que lo sumía Andrés Pastrana.

Así fue, no solo nació a través de la Comisión Nacional de Televisión de aquel entonces el Fondo de Desarrollo de la Televisión para buscar la reparación de sus estaciones sino la programación que contenía Señal Colombia, pues aunque no está tan afectada frente a la televisión regional y a las programadoras del Canal Uno y A, sí amenazaba su futuro sobre la sostenibilidad, atacada a raíz del contrato de exclusividad con los canales privados. No solo tuvo que liquidarse Inravisión, sino reformar la programación de esos canales.

Y el caso de Señal Colombia al cumplir sus 10 años se vería reflejada luego, no solo el cambio de imagen, sino también hacerlo estéticamente atractivo, atrayendo a productores independientes ya que no sirvió las universidades ni las instituciones del Estado que promovían la cultura como el propio Ministerio de Cultura, Comunicaciones e incluso hasta la propia CNTV. Que gente que sabe hacer televisión sea la misma que programe y sean incluidos en su parilla. La renovada Señal Colombia en 2006 se hizo cada vez muy importante que la primera vez, que ya llegó a verse incluso amenaza a los privados y al Canal Uno que terminó de penúltimo en rating en varias veces.

Esa Señal Colombia es la que ahora la gente se quiere quedar y los colombianos se sienten identificados por su gran calidad en programas de gran recordación como Culturama, Kikirikí, En cine nos vemos, Los puros criollos, la franja infantil Mi Señal, En orbita, La lleva y otros tantos muy exitosos y reconocidos mundialmente por su calidad de programación. A pesar que es amenazado con repeticiones de novelas, series y comedias viejas que estropea el estilo inconfundible, el anhelo de los que hacen parte del canal es que haya este tipo de programas que vaya acorde a ese gusto sin afán comercial como suelen perseguir los canales privados y las programadoras del Canal Uno que en cierta forma colaboran con Señal Colombia.

¿QUÉ HACE FALTA SEÑAL COLOMBIA?
Para algunos independencia del gobierno (ser una entidad autónoma y no descentralizada), otros algo de publicidad para sostenerlo sin cambiar el actual esquema de programación, mientras muchos no saben que le hace falta para que Señal Colombia llegue a las bodas de plata en el 2020, luchan para que el futuro sea prometedor a pesar de algunos no lo pinten bien sobre sostenibilidad. Pero ese público seguidor es el que da la lucha para que mantenga a pesar de los cambios en la forma de ver televisión busca que Señal Colombia haga parte de esta revolución.

Lo que sí es cierto es que Señal Colombia ya es el canal antiguo de país y en cuatro años será la primera más antigua tras la desaparición del Canal Uno en 2019 en lo análogo y degradado a subcanal digital, que ahora va hacia la consolidación, que va cerca a lo que el televidente quiere, pues ya lo dicen ahora con orgullo que es el canal que refleja "todo lo que somos".

martes, 20 de enero de 2015

TeleSET, sus primeros 20 años



Cuando José Antonio de Brigard creó esta empresa, lo haría con gran recordación e incluso superara los años y gustos de los televidentes cuando la televisión existe limitación a productoras que no fueran programadoras, como sucedió con Do Re Creativa en 1992, Grabar Televisión (o Dumis Televisión) antes de la privatización. El caso de Teleset es totalmente diferente, estuvo en el pasado y ahora hace parte de un gran presente y seguramente, tendrá futuro con la televisión de hoy día.

En febrero de 1995 comenzó la aventura de crear historias, y aunque las novelas y series siempre son referentes, el comienzo fue distinto: con las comedias.

Fue así cuando a finales de 1995 puso a consideración a Jorge Barón y a Cinevisión las comedias Las Marías y Ordóñese de la risa. Pudo haber comenzado con novelas, lógicamente las cuatro programadoras en ese año en la franja prime time no dieron su brazo a torcer, así mismo con los seriados tampoco las seis programadoras han cedido su gran proyecto.

Con las primeras comedias dio comienzo a Teleset, la gente los recuerda y todavía lo siguen recordando, así mismo, en la linea de comedias, en 1997 dio paso a una cara inversión y por decirlo así, en cierta forma, fallida: La invencible mujer piraña, protagonizada por Amparo Grisales y Margalida Castro, cara de inversión es por las cámaras adquiridas por Teleset que son formato cine, a pesar que la velocidad fuera casi símil al de una cámara bajo formato de televisión, por un lado es referente pues ya se está perfilando a prepararse a proveer a la televisión privada como productora.

Y a seis meses de la llegada de los canales Caracol y RCN, Teleset logró con Caracol llevar su producción Rosas al atardecer, un seriado que pese a no tener la gran recordación antes de que la señal cubriera el 100 por ciento del territorio colombiano, logra en su historia el primer seriado.

Pasaron un año entero sin producciones en la televisión colombiana, y conscientes de las exigencias de la televisión privada por captar audiencia adquirió los derechos de transmisión del concurso Quien quiere ser millonario en Colombia, así mismo, inspirados en la serie estadounidense La niñera, realiza la novela La Baby Sister, en donde Teleset llega al mercado mundial con su propia producción y ya es referente en otros canales de latinoamérica para fijarse en sus producciones.

Así mismo, apostaron a traer a Colombia el formato del reality show, en 2001 con la Expedición Robinson y a su vez, RCN Televisión confía en su proyecto, la novela El inútil.

Han asimilado los colombianos la calidad de sus producciones y el estilo que se impuso Teleset para la televisión colombiana, a tal modo que se volvió cotizado, tanto, que Caracol Televisión advirtió a Teleset a nunca compartir proyectos con otros canales en Colombia y a tener un derecho de exclusividad.

Y así pasó, porque si habría de por medio contrato de exclusividad en sus producciones así como el hecho de distribuirlos, fue RCN Televisión que se quedó en los últimos 10 años con las producciones de Teleset.

La movida de Teleset en la televisión latinoamericana fue tal, que Sony Pictures Televisión adquiere la mitad más uno de la empresa, y pasa a llamarse en escrito TeleSET.

Su última producción que tiene esta productora es Metástasis, una versión latinoamericana de Breaking Bad que se emitió por Fox Life en Latinoamérica y por Caracol Televisión se emite hasta ahora.

Si uno se sienta a apreciar los logros de esta compañía productora, nadie alcanza a imaginar que TeleSET en la historia está escrita, ha roto los moldes de la televisión colombiana, talento colombiano presente y que cree firmemente en la compañía, casos concretos como Lilo de la Vega, Andrés Sandoval y talentos increíbles como José Ordóñez y David García "Jeringa".

Nunca, en la televisión colombiana tiene tanto tiempo e historia, como lo tiene TeleSET en estos momentos, que sin contar con Caracol, RCN o RTI que tienen bastantes años no se tiene la forma de hacerlo sin tener programadora o canal. Felicidades por sus primeros 20 años.

martes, 6 de enero de 2015

¿Cuantas veces a Diomedes no lo dramatizan en TV? (Columna de opinión)

Lamentablemente es el colmo que RCN Televisión, pretenda llevar a las pantallas la vida y obra de Diomedes Díaz cuando todos sabemos que en televisión han hecho alrededor de dos, sin contar los papeles pequeños y sobre todo, lamentando su baja audiencia frente a su competidor que tiene un buen predominio y a punto de quedar de tercero y hasta de cuarto.

Yo no voy a ver la novela por la mera razón de que la historia es predecible, sobre todo en la parte de quien Diomedes se enamora y quien se queda, detalles que los explicaré más adelante.

SI HACEMOS MEMORIA, en 2001, la entonces programadora hoy Fox Telecolombia hizo en Unidad Investigativa el dramatizado sobre Diomedes Díaz, en su momento fue protagonizado por el cantante Enaldo Barrera, Gustavo Bolívar, se enfocó no solo en la vida y obra, sino cómo y porqué Doris Adriana Niño ha estado al lado del cantautor y fue hallado muerta, todo ese rollo por el cual Diomedes en ese año, al comprobar la culpabilidad huyó e hizo tiempo para que la justicia girara a su favor.

Y CÓMO NO OLVIDAR OYE BONITA, que si bien se inspiraron en Diomedes a pesar que algunas cosas se cambiaron como el nombre y ciertas secuencias, todo apuntaba a la vida de Diomedes de todas formas, lo protagonizó Karoll Márquez y por Caracol Televisión lo llevó las pantallas bajo la producción de Colombiana de Televisión, tuvo audiencia, lo recuerdan bien y sí se cuenta como historias de Diomedes.

Entonces ya sobra hacer otra novela o drama Diomedista, volviendo al tema de porqué es tan predecible la historia de amor de Diomedes, la respuesta es simple: Consuelo Martínez, si revisamos los temas como: Se acabaron mis penas, Ayudame a quererte, Cuando tu me quieras y sobre todo Brindo con el alma, apuntaba a ella como inspiración, y es que según una nota de Noticias RCN de diciembre de 2013, esa canción nació justamente para ella, que en ese tiempo estudiaba y ella solo conocía a Diomedes solo por el hecho de ser cantante, tanto ella como Diomedes lo justificaban en una entrevista en la sección "La pareja ideal" del programa El lavadero en 2012 de ese mismo canal. Exactamente, hace 15 años, Diomedes en una entrevista en Radio Uno nunca quiso referirse por qué compuso esa canción. Ahora tenemos claro del porqué mereció ser título del disco de 1986 por sus 10 años de carrera y merecer ser incluido en Superbailables. Me darán la razón si esa historia de la novela tiene nombre propio.

Si pudiera hacer boicot, lo haría, y para qué me molesto en hacerlo solo porque me guste sus canciones, ahora van a pensar que este servidor es un falso. En mala hora, creo que es una mala y pésima idea hacer una novela pues ya se hizo y muchas veces. Estoy en desacuerdo en creer que quien lo vea es como la narcotele, que por ser Diomedes conduce a lo malo de la fama, porque se porta grosero en la tarima, llega tarde a las presentaciones, en las entrevistas evade ciertas preguntas y porque las canciones son perdición; entonces, donde me deja a Silvestre Dangond, o a Jorge Oñate, a Poncho Zuleta solo por citar a sus similares que son criticados uno por la fama, lo que la fama puede tener poder y de qué nivel.

A RCN Televisión le pregunto ¿en qué quedó la famosa novela de Kaleth Morales que tanto pregonó y tanto hace? ¿Porqué desistió? ¿Porque la historia fue corta? ¿Y a Diomedes sí y porqué a Kaleth no?

Además, que haya salido tan pronto de la cárcel se debe a su estrecha relación con Consuelo Araujo y su viudo Edgardo Maya Villazón, que para entonces fue procurador y se puso al tanto sobre la situación judicial, y si Edgardo Maya no fuera procurador y si fuera Alejandro Ordóñez ¿Ordóñez le haría caso a Diomedes?

Y para terminar del porqué Diomedes le dice a su asistente cuanta cosa fea, recuerdo de aquella entrevista que Diomedes me dio hace 10 años que me respondió "eso hace parte de las parrandas" ¡Se las dejo ahí!

sábado, 20 de diciembre de 2014

RCN Televisión cumplió 40 años en el 2014 y tarde celebramos


En diciembre 7 de 1973 fue adjudicado RCN Televisión con dos horas de programación semanales, que, a diferencia de su competidor, Caracol Televisión con 20 horas semanales en ese entonces para los canales de Inravisión era muy abismal toda vez que es nueva y totalmente diferente al de finales de los sesentas que se hizo bajo la razón social de RCN Radio, como igual pasó con Caracol. Pero hablando de inicios, comenzó de ceros.

Y es la primera programadora de televisión y la primera compañía de televisión del país que es manejado en manos de un empresario que no tiene conocimiento de medios de comunicación y es propietario de industrias como Postobón, cuando Carlos Ardila Lulle adquirió a la cadena radial RCN en septiembre de 1973 lo hizo bajo un fin que los dueños no podían, regresar a la televisión que abandonaron en 1969 y que tenía los recursos para ser más grandes frente a Caracol que tiene la radio y la televisión y Todelar que no necesitó de hacer televisión por el control de Estado, pues, según Bernardo Tobón incursionaría si no controlara el Estado el sistema de la televisión colombiana, se necesitó de años y a pesar de eso, lo consiguió.

Los años han mostrado tanto para RCN Televisión como para su dueño que paso a paso tenía que posicionarse y hacerle frente a Caracol, de las dos horas semanales que le adjudicaron en 1973, pasó de 1976 a tener 5, en 1979 retiene esa misma cantidad, en 1981 aumenta a 7,5, en 1983 sigue aumentando a 10,5 horas semanales, en 1987 retiene esa cantidad y reemplaza a Promec Televisión en calidad de programación, en 1991 encabeza el Canal A con 16 horas y antes de ser canal privado, se va por la puerta de atrás con 10,5 horas semanales.

No solo RCN comenzó con programas periodísticos y deportivos que quizá, ha sido su fuerte, poco a poco a finales de los setentas logra espacios para seriados y otros programas, que ese ha sido el anhelo, hasta que en 1983 le entregan horarios de novela en horario early, allí comenzó la carrera de hacer novelas de recordación para hacer contrapeso a Caracol.

LA TECNOLOGÍA A SU FAVOR
Si de algo se caracterizó RCN Televisión es que, comparado con Caracol, tuvo estudio propio, pues en asocio con RTI y Punch tenían a Gravi, unidades móviles de alta gama, que si bien con todo ese adelanto podría merecer durante 1982 a 1987 tener más horas de programación como Caracol. El montaje de su departamento de publicidad para la post-producción de comerciales es hoy día un gran gancho en el cual tiene a favor su programación, bajos costos para poder brindar buenos ingresos y la calidad de sus programas ante los anuncios que realiza, algo que Caracol no hacía.

Cuando ganó la licencia del canal privado en noviembre de 1997 lo tuvo muy fácil toda vez que a pesar de la "juventud" como empresa, tenía grupo empresarial a la mano, estudios propios, equipos y unidades móviles que daba para eso, puesto que Caracol al ser el primero en calificación, no tenía estudios propios y no en los niveles que tiene RCN Televisión.

CRISIS Y AMARGOS MOMENTOS
Pese a que los 40 años de RCN Televisión no llegó en buen momento por el más bajo nivel de rating en los últimos 15 años como canal que incluso, Canal Uno o Señal Colombia podrían aprovechar la ocasión para coger ese segundo puesto que siempre ocupó o que Caracol también lo estuvo en algunas ocasiones.

Incluso, en menos de 10 años de constituida, en 1981, al ver que el computador de Inravisión daba su calificativo sobre los programas y los horarios que estarían adjudicados, Samuel Duque Rozo, entonces representante legal, amenazó con devolver los espacios, ya que Carlos Ardila Lülle mostraba su malestar los horarios que serían adjudicados y que no reflejan siquiera la más alta inversión ya que en materia de infraestructura se estaba construyendo sus estudios que hoy día operan en la actualidad y que, debía estar a la altura de empresas como Caracol o RTI que estaban muy arriba de las calificaciones.

Cuando en 1986 ingresó a la OTI junto con JES y Datos y Mensajes, dado a que la empresa no tenía 20 años de existencia para poder ingresar de manera independiente, sus primeros integrantes RTI, Punch y Caracol protestaron en ese año pues alegaban que en separado no reunen los requisitos y pese a que OTI admitió el ingreso, solo se vio reflejado a partir de 1988.

En 1987 a pesar que ocupó buenos horarios de programación, no se sentía a gusto pues aspiraba a ocupar los horarios de novelas aunque sean en franja early.

En 2003, acusó a Ibope de favorecer a propósito a Caracol porque consideraban que durante 5 años, RCN tenía rating desde el primer día de operaciones como canal privado. Pero como si fuera poco, la empresa tenía los pasivos elevados y si bien no hubo ruido sobre la crisis que vivió la empresa, la revista Semana registró durante dos años consecutivos la situación difícil que pasaba, entre 2005 y 2006, al cabo de unos años, las deudas fueron subsanados.

EL PORVENIR
A pesar de los nubarrones que hoy tiene, solo falta la consolidación tanto en lo financiero como en audiencia, así mismo, los retos de la forma de ver televisión hoy día ya que RCN es accionista de E-novva, de igual forma, pensar su continuidad en 2019 ya que para ese tiempo es el desmonte de la televisión análoga y los 65 años de la televisión en Colombia, así mismo los 45 años de existencia en la televisión colombiana.

RCN Televisión nunca nació con arte o alma como muchos en la televisión con la excepción de Caracol además, pero sí imprimió un comienzo diferente de un empresario que quiso explorar alternativas en los medios no solo en la radio sino en la industria fonográfica que no pudo seguir adelante, considerando que son sus grandes pasiones aparte de sus negocios en la industria.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Ni tan TV (14 Cañonazos Bailables Vol. 54 2014)



Como lo decía en Twitter: "excelente selección, malos vallenatos". Y es verdad, porque de vallenatos muy pocos tienen de referente temas como: Me duele la cabeza y Tu confesión de Los Chiches Vallenatos con la voz de Osmar Pérez, El amor no miente del Binomio de Oro con la voz de Jonathan Jaraba, Mujer bonita de Los Corraleros de Majagual con la voz de Walfredo Gutiérrez (hijo de Alfredo), y nadie, en absoluto los conoce, pues lo menos peor son los temas de Alex Manga Este amor no murió y de Beto Zabaleta Humo blanco.

En cuanto al resto del repertorio, a diferencia de El disco del año Vol. 46 y Superbailables del año, se hizo pensado en la diversidad de público y es un punto a favor debido a que estos variados entran en una etapa de desaparición a raíz de la digitalización de la música a través de la Internet gracias a YouTube, iTunes, Deezer, Napster, Spotify, entre otros que hace que la gente se guíe en éxitos de verdad y no "impuestos" por cada disquera.

Si hablamos de música urbana, tenemos al exitoso Mike Bahía con Luigi 21con otra versión de Buscándote, además de dos temas de Alkilados como Una cita y El orgullo en versión reggae, además de Pipe Calderón con Ya no hay amor y Ñejo con Disfruta la vida y No lo pienses más. Y si de salsa se refiere está Mario Molinares y Rikaband con La más bella, el exitoso Banda Choke con La tusa, Alquimia que se sacó un tema reciente como Cuban mix y Willy García con temas Me engañaste y Una bacana.

Ni decir de Los Joselito, Los cantores de Chipuco con Nicky Jam, Jhonny Rivera, La Sonora Dinamita, Juan Carlos Coronel, Lisandro Meza, Juan Carlos Ensamble que adornan el repertorio. En el DVD para que la gente aprecie está: Espina de rosa de Andy Rivera y Dálmata y Salgamos con Kevin Roldán, Maluma y Andy Rivera como grandes referentes que no entraron en el variado en audio.

Usted lo puede escuchar en Deezer, dele click al repertorio si lo desea, y afiliarse no cuesta nada, es gratis. Si usted quiere descargarlo vaya a iTunes y lo compra a falta del CD físico o lo escucha además allí.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Señal Colombia Sistemas de Medios Públicos 10 años actuando como si fuera privado




Sin sospechar que la intención original del presidente Álvaro Uribe es eliminar los sindicatos como el caso de ACOTV que agrupa a los empleados de Inravisión y lo que anticipaba los empleados en el especial de las bodas de oro de la televisión colombiana en 2004 con carteles anunciando la liquidación de la entidad.

Y finalmente fue un hecho, los malos antecedentes de Inravisión de gerentes que no saben de televisión y mucho menos de la televisión cultural y educativa ya que estaba enfocado hasta 1995 a vigilar las actividades de las programadoras de los canales Uno y A.

Fue un gran acierto liquidar Inravisión, pues el desangre era tal que sostenerlo se hacía cada vez peor con el paso de los años, pero sí un gran desacierto la liquidación de Audiovisuales, mientras ocupaba los espacios que abandonaron total o parcial las 24 programadoras entre el 2000 a 2003, la entidad generó ganancias producto de la ocupación bajo el pretexto de la publicidad, es decir: la programadora por su incapacidad de pago de sus propios espacios opta por pagar a Audiovisuales las 30 o 60 minutos de espacio como si fuera pauta publicitaria.

Nunca reveló Anabella Otero Berrocal, entonces gerente de Audiovisuales cuanto percibió la entidad entre 2000 a 2003 hasta junio 30 las utilidades generadas por publicidad de parte de programadoras retiradas.

Al crear Radio Televisión Nacional de Colombia, en aquel entonces ese nombre, las primeras acciones que se tomó fue contratar a Televideo para operar los equipos para los canales Señal Colombia e Institucional, además del Canal Uno. En su momento, nunca indicó si al contratar a Televideo fue por concurso o por contratación directa durante los días de contingencia hasta llegar el momento de adquisición de equipos propios y criterios para realizar programas, pues aprovechaba las ventajas del Fondo del Desarrollo para la televisión que se usó desde el 2003 inicialmente para contrarrestar los daños causados por la privatización.

Se podía decir que bajo esa concepción habría que hacer programas propios o conovocar a productores con pocos recursos, universidades u organizaciones sociales y no, se sometían bajo concurso y las capacidades técnicas, pues se trataba de hacer una televisión de gran calidad y no la misma cosa que se venía haciendo Inravisión desde su fundación, además, de que esa entidad nunca hará las veces de programadora, tal y como prometió en el 2003 en la licitación del Canal Uno.

Totalmente tercerizada, personal técnico bajo prestación de servicios, hay pocos equipos propios para la transmisión de eventos deportivos, culturales y sociales pues siempre son contratados otras empresas dedicadas al préstamo de equipos de última tecnología bajo el pretexto de que es mejor que los privados innoven los equipos y no el Estado que compre todo para luego dejarla de usar y pagar onerosas reparaciones.

En el 2006, el canal Señal Colombia se innova totalmente la programación siempre dejando en manos de productores independientes de pocos recursos pagados con la plata del Fondo del Desarrollo. A raíz de esos cambios, ha producido buenos niveles de audiencia, dejando atrás en algunas ocasiones al Canal Uno, una programación totalmente fresco y casi llegando a la altura de los canales de TV paga como Discovery, National Geografic, History entre otros.



La llegada de Juan Manuel Santos al poder hace que la entidad cobre valor, como el caso sonado de ocupar el Canal Uno si las programadoras no se acogen al otrosí que finalmente terminó en la ocupación de los espacios de RTI y Programar ya que ninguno de los dos se ha manifestado la continuidad, el 1 de enero de 2014 a las 7:30 AM comienza la era de programadora presentando una buena selección de programas nacionales y extranjeras. A raíz del poder de los canales privados de predominar el negocio multimedia (radio, periódico impreso, Internet) se llamó hoy día Señal Colombia Sistemas de Medios Públicos, lo cual hizo muy fuerte y de gran alternativa frente a los multimedios privados.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Un homenaje a Eduardo Lemaitre en su centenario de su natalicio

¿Qué tiene mucho que ver Eduardo Lemaitre con la televisión colombiana, y en especial, cuando se celebra la fiesta de los 60 años de la televisión colombiana? La respuesta es simple: hizo televisión, es sinónimo de memoria e historia del país cuando ha hecho esfuerzos grandes en investigar grandes hechos y grandes personajes.

Hoy, septiembre 17 se celebra su centenario de su natalicio, como fue senador, historiador, dramaturgo, lo que faltó hacer fue televisión, y fue a finales de 1978 que constituyó a su propia empresa bajo su nombre: "Producciones Eduardo Lemaitre y Compañía Ltda." para participar en la licitación de televisión que debía celebrarse a finales de ese mismo año, con la llegada de Turbay Ayala al poder nacional, transformó la forma de hacer televisión y quienes participarán en televisión, entonces Lemaitre, más allá del beneficio comercial y de representar la idiosincracia de la región Caribe y exactamente en Cartagena en la televisión nacional tuvo la fortuna de ser uno de los beneficiados de la bonanza que se vivía en la televisión durante ese tiempo.

Solo una hora le adjudicaron el 30 de mayo de 1979 Inravisión al cartagenero y desde ese momento ya comienza la carrera en televisión que solo se destaca en un solo programa: Revivamos Nuestra Historia.

Fue el domingo 5 de agosto de 1979 a las 8:00 PM por la Cadena Uno (hoy Canal Uno) el debut de Lemaitre como programadora, justamente, es cuando también se celebra también sus 35 años en la televisión colombiana, Lemaitre tenía 64 años, faltaba un mes para sus 65 años de edad, con tantos logros en lo profesional la televisión, era lo innovador.

Tantos retratos hechos a Simón Bolívar, a las historias de Cartagena y de Colombia que Inravisión en 1981 le dieron una media hora de más por su éxito de Revivamos nuestra historia. Y rumbo a sus primeros 5 años, a Lemaitre le dan dos horas y media de más para completar cuatro durante el periodo 1984-1986, al llegar a sus 70 años Lemaitre, bajo el respaldo comercial de Promec Televisión y un éxito sin precedentes de Revivamos nuestra historia cuando presentó la vida y obra de Jorge Eliecer Gaitán (el cual ha cobrado comentarios, incluso los más polémicos a una historia menor de 50 años). De tantas historias que Lemaitre pudo plasmar en televisión, faltaba hacer uno en particular: a Rafael Núñez, pues en 1986 lo llevó en Revivamos nuestra historia y se hizo realidad, después de tanto investigar la vida y obra del creador de la Constitución de 1886, que para ese tiempo era el centenario.

En 1987, con ganas de seguir llevando más tiempo en la televisión a su programa insignia, que, para ese tiempo tenía cansancio de ideas, la licitación de televisión en ese año, el comité evaluador declaró inviable el programa, que pretendía, con nuevas historias del país seguir retratando y valorizar el espacio; alegó en ese tiempo el comité evaluador el elevado costo de la realización del programa y la relación oferta y demanda es inequitativo de acuerdo a las proyecciones que tuvo Inravisión en materia comercial. Lemaitre le adjudicaron buenos horarios, pero Revivamos nuestra historia ya no regresará con ella.

En vista de que ya no puede revivir nuestra historia nacional en televisión de ahí a 1991, tomó la decisión de vender su programadora, debía hacerlo desde que lo adjudicaron, pero había restricción sobre la venta o retiro de sus espacios, por lo que, a partir de julio de 1988 comenzó la idea de terminar definitivamente 9 años de exitosa incursión, su programadora fue puesto para la venta y Promec fue el directo interesado en adquirirlo y a finales de 1988, finiquitado la movida empresarial, pasó a manos de Promec y pasa de sociedad limitada a sociedad anónima por acciones y cambia su nombre por la de Compañía Productora de Televisión "CPT Televisión". 

Desde ese momento se devolvió a Cartagena del todo, a seguir investigando, a escribir artículos en los distintos periódicos sea del país o en Cartagena. Tan solo vivió 80 años, y en noviembre de 1994, dos meses después de su cumpleaños falleció.

¿Que tanto nos significó Lemaitre en televisión? Comparado con hoy día, lo capaz de hacer algo que no se hacía en televisión, hablar de la historia nacional, pues siempre en televisión se hacían programas basados en obras literarias de escritores extranjeros, también hubo cabida al colombiano, pero quizá, con las dimensiones de Lemaitre contar cómo era Colombia y llevarlo en la televisión. Si de algo lleva Eduardo Lemaitre de nosotros es la forma de investigar paso por paso y con la acucia para hacer una historia bien contada y con fácil recordación, lo que no se tiene en lo popular leyendo libros o artículos en medios impresos.

Es justo que en los 60 años de la televisión colombiana, se le haga un sentido homenaje, ya que son tantas fechas: el natalicio en septiembre, la de su programadora en agosto y la de su fallecimiento en noviembre. Eduardo Lemaitre dejó huella y ejemplo en la televisión, que hoy día, pocos o difícilmente lograrán el grado que tuvo.